Hogar de los Mathoms – Farawyn a.k.a. Los Príncipes de Ithilien

“…y finalmente el Capitán de la Guardia llevó a Beregond a presencia del Rey, para que fuese juzgado. Y el Rey dijo a Beregond:

—”Por tu espada, Beregond, hubo sangre vertida en los Recintos Sagrados, donde eso está prohibido. Además, abandonaste tu puesto sin la licencia del Señor o del Capitán. Por estas culpas, el castigo en el pasado era la muerte. Por lo tanto he de pronunciar ahora tu sentencia”.

—”Quedas absuelto de todo castigo por tu valor en la batalla, y más aún porque todo cuanto hiciste fue por amor al Señor Faramir. No obstante, tendrás que dejar la Guardia de la Ciudadela y marcharte de la Ciudad de Minas Tirith”.

La sangre abandonó el semblante de Beregond, y con el corazón traspasado, inclinó la cabeza. Pero el Rey continuó.

—”Y así ha de ser, porque has sido destinado a la Compañía Blanca, la Guardia de Faramir, Príncipe de Ithilien, y serás su Capitán, y en paz y con honores residirás en Emyn Arnen, al servicio de aquel por quien todo lo arriesgaste, para salvarlo de la muerte”.

Y entonces Beregond, comprendiendo la clemencia y la justicia del Rey, se sintió feliz, e hincándose le besó la mano, y partió alegre y satisfecho. Y Aragorn le dio a Faramir el principado de Ithilien, y le rogó que viviese en las colinas de Emyn Arnen, a la vista de la ciudad…”

https://i0.wp.com/images5.fanpop.com/image/photos/30000000/Faramir-and-Eowyn-lord-of-the-rings-30071758-1000-571.jpg

Seguir leyendo

Anuncios

El Coraje será ahora vuestra mejor Defensa

“—Denethor ha ido a las Tumbas explicó Pippin, y ha llevado a Faramir. Y dice que todos moriremos quemados en las hogueras, pero que él no esperará, y ha ordenado que preparen una pira y lo inmolen, junto con Faramir. Y ha enviado en busca de leña y aceite. Yo se lo he dicho a Beregond, pero no creo que se atreva a abandonar su puesto, pues está de guardia. Y de todas maneras ¿qué podría hacer? Así, a los borbotones, mientras se empinaba para tocar con las manos trémulas la rodilla de Gandalf, contó Pippin la historia.— ¿No puedes salvar a Faramir?

—Tal vez sí —dijo Gandalf—, pero entonces morirán otros, me temo.

Y bien, tendré que ir, si nadie más puede ayudarlo. Pero esto traerá males y desdichas. Hasta en el corazón de nuestra fortaleza tiene el enemigo armas para golpearnos: porque esto es obra del poder de su voluntad…”

El Retorno del Rey. Libro V.
Capítulo 7. La Pira de Denethor.

La Batalla de los Campos del Pelennor es la gran batalla de la trilogía, hay tantos personajes que participan, los frentes de batalla son descritos con la más alta tensión. Es cuando la palabra Épica cobra sentido y significado para mí. El infortunio, la penetración del mal cobra vida con Denethor y su pira. Como es posible que el líder de los Góndor éste fuera de sí! y se transforme en un enemigo interno que divide y desmoraliza!.  La malicia de Sauron tiene muchas formas, alguna de ellas, inesperadas. Cuando los hombres se disponen a pelear contra un brutal enemigo que rompe sus muros es cuando un pequeño Hobbit, un valiente soldado de Góndor y un mago deben reunirse para evitar que Minas Tirith arda en las llamas de la Pira de la Locura. Salvar a Faramir para darle esperanza a su pueblo,  disipar las sombras y encender el corazón de los hombres es lo que quiero imprimir en éste mazo.

Seguir leyendo